Skip to main content
BLOG
Finanzas  
¿Qué son los Seguros Financieros?

Los seguros financieros son productos de seguro que protegen a las personas y a las empresas de ciertos riesgos financieros. Hay muchos tipos diferentes de seguros financieros, cada uno diseñado para proteger contra diferentes tipos de riesgos.

Uno de los seguros financieros más comunes es el seguro de vida, que protege a las personas y a sus familias de la pérdida financiera que puede resultar de la muerte de un ser querido. Otro tipo común de seguro financiero es el seguro de propiedad, que protege a las personas y a sus empresas de pérdidas financieras causadas por daños a la propiedad debido a accidentes, robos o desastres naturales.

Otros ejemplos de seguros financieros incluyen el seguro de responsabilidad civil, que protege a las personas y a las empresas de demandas financieras por daños causados a terceros; el seguro de invalidez, que protege a las personas de pérdidas financieras si son incapaces de trabajar debido a una enfermedad o un accidente; y el seguro de salud, que protege a las personas y a sus familias de los altos costos médicos.

Todos los seguros financieros tienen algunas características comunes:

  • Protección: Los seguros financieros protegen a las personas y a las empresas de pérdidas financieras causadas por diferentes tipos de riesgos.
  • Contraprestación: En general, las personas o las empresas pagan una prima a cambio de la protección que proporciona el seguro. La prima es el precio que se paga por el seguro.
  • Condiciones: Todos los seguros financieros tienen términos y condiciones que deben cumplirse para que el seguro entre en vigor y se haga efectivo en caso de necesidad. Por ejemplo, el seguro de vida solo se pagará si la persona fallece dentro del período de cobertura del seguro.
  • Exclusiones: Los seguros financieros tienen exclusiones, que son eventos o circunstancias que no están cubiertos por el seguro. Por ejemplo, algunos seguros de vida no cubren la muerte por suicidio o por participar en actividades peligrosas.
  • Límites: Todos los seguros financieros tienen límites, que son el máximo monto que se pagará en caso de que se haga efectivo el seguro. Por ejemplo, un seguro de propiedad puede tener un límite de $500,000 para daños a la propiedad.
  • Reclamaciones: Los seguros financieros tienen procesos para hacer reclamos en caso de que se haga efectivo el seguro. Las personas o las empresas deben presentar un reclamo y proporcionar la documentación necesaria para demostrar que cumplen con los términos y condiciones del seguro.

En resumen, los seguros financieros son productos que protegen a las personas y a las empresas de pérdidas financieras causadas por diferentes tipos de riesgos. Pueden ser muy útiles para ayudar a las personas a proteger sus activos y asegurar su bienestar financiero a largo plazo.

LEER MÁS
Finanzas  
¿Qué son la Oferta y la Demanda?

La oferta y la demanda son dos de los conceptos más importantes en la economía. La oferta se refiere a la cantidad de un producto o servicio que está disponible en el mercado, mientras que la demanda se refiere a la cantidad de un producto o servicio que los consumidores desean adquirir.

La ley de la oferta y la demanda es una de las leyes más fundamentales de la economía y se basa en el hecho de que, todo lo demás siendo igual, cuanto más asequible y disponible sea un producto o servicio, mayor será su demanda. Por otro lado, cuanto más escasa y costosa sea una cosa, menor será su demanda. La interacción entre la oferta y la demanda determina el precio de un producto o servicio. Cuando la demanda es mayor que la oferta, los precios suben. Por el contrario, cuando la oferta es mayor que la demanda, los precios bajan.

Es importante tener en cuenta que no solo el precio afecta la oferta y la demanda, sino que también hay muchos otros factores que pueden influir en estos dos conceptos. Por ejemplo, el cambio en el nivel de ingresos de los consumidores (ya sea que pierdan su trabajo o consigan empleos con mejor remuneración), el aumento o la disminución de los impuestos, la inflación (si el precio de los productos o servicios aumenta, el poder de adquisición de los consumidores disminuye) y el cambio en la preferencia de los consumidores pueden afectar tanto la oferta como la demanda.

Otro factor a tener en cuenta son los cambios en el mercado tales como la competencia o la innovación. Estos pueden afectar el ingreso de los consumidores, y la dinámica de la oferta y la demanda.

Por ejemplo: si una empresa introduce un nuevo producto que es muy popular, puede aumentar los precios de sus productos y, en consecuencia, afectar el ingreso de los consumidores; si el precio de la mano de obra aumenta, los productores pueden decidir producir menos productos, lo que a su vez puede reducir la oferta; si una nueva empresa entra en el mercado y comienza a competir con otras empresas, esto puede aumentar la oferta de un producto y, en consecuencia, reducir su precio. Por otro lado, si una empresa es la única que ofrece un producto, esto puede aumentar la demanda y, en consecuencia, aumentar su precio.

También es para considerar que la oferta y la demanda son dos conceptos dinámicos y están en constante cambio. Los productores y los consumidores están siempre reevaluando sus decisiones y esto afecta tanto la oferta como la demanda. Por lo tanto, es importante estar atentos a estos cambios y saber cómo pueden afectar el precio de un producto o servicio.

LEER MÁS
Finanzas  
¿Qué es el Tipo de Cambio?

Los tipos de cambio son el valor de una moneda en términos de otra moneda. Por ejemplo, si el tipo de cambio entre el dólar estadounidense y el peso argentino es de 1 dólar por 70 pesos, sencillamente significa que puedes cambiar 1 dólar por 70 pesos.

En Argentina, el tipo de cambio se determina por la oferta y la demanda de moneda extranjera en el mercado cambiario, que es el lugar donde se compran y venden monedas extranjeras. Los participantes en el mercado cambiario incluyen bancos, empresas, gobiernos y particulares que necesitan cambiar una moneda por otra para realizar transacciones internacionales.

El mercado cambiario es importante porque permite a las empresas y los gobiernos comprar y vender moneda extranjera para realizar transacciones comerciales y financieras en el extranjero. También es importante para los inversores, ya que pueden obtener ganancias o pérdidas dependiendo de la fluctuación del tipo de cambio. Es un mercado descentralizado y no tiene un lugar físico donde se realicen las transacciones. En su lugar, las transacciones se llevan a cabo a través de redes electrónicas y plataformas en línea. El mercado cambiario es conocido por su alta liquidez y su gran volumen de transacciones diarias.

En Argentina, el mercado cambiario es regulado por el Banco Central de Argentina (BCRA), que interviene en el mercado para regular la oferta de moneda extranjera y mantener la estabilidad de la moneda nacional.

Existen diferentes tipos de tipos de cambio en Argentina. El tipo de cambio oficial es el valor que el BCRA establece para la moneda extranjera en relación al peso. El tipo de cambio paralelo, también conocido como "dólar blue", es el valor de la moneda extranjera en el mercado negro, es decir, fuera del control del BCRA. El tipo de cambio blue suele ser más alto que el tipo de cambio oficial debido a la escasez de moneda extranjera en el mercado oficial.

Otro tipo de cambio es el tipo de cambio turista, que es el valor de la moneda extranjera en relación al peso para compras realizadas por turistas en Argentina. Este tipo de cambio suele ser más favorable que el tipo de cambio oficial para los turistas, ya que se utiliza para atraer a los turistas al país. Existe también el tipo de cambio de referencia, el cual se utiliza como una referencia para medir la inflación en Argentina. El tipo de cambio de referencia se determina a partir de un promedio de los tipos de cambio oficial y paralelo.

Es importante tener en cuenta que los tipos de cambio pueden variar diariamente debido a factores económicos, políticos y financieros, por lo que se debe monitorear los tipos de cambio para tomar decisiones de inversión o para realizar transacciones con moneda extranjera.

LEER MÁS
novedades
¿Qué es una Fintech?

Una fintech, o tecnología financiera, es una empresa que utiliza la tecnología para mejorar y revolucionar el sector financiero. Estas empresas se han vuelto muy populares en los últimos años debido a la facilidad y comodidad que ofrecen al realizar transacciones y acceder a servicios financieros.

Las fintech utilizan plataformas digitales para ofrecer sus servicios, lo que hace que sean muy accesibles y fáciles de usar. Además, se caracterizan por innovar y ofrecer soluciones disruptivas al sector financiero tradicional, lo que les ha permitido ganar mucha popularidad en poco tiempo. Especialmente por la situación mundial ocasionada por el Covid-19, su uso creció exponencialmente. Hay muchas fintech que ofrecen una amplia variedad de servicios, como pagos en línea, inversiones, préstamos, gestión de finanzas personales y más. El funcionamiento de una fintech depende del tipo de servicios que ofrezca. Sin embargo, en general, su funcionamiento se basa en la utilización de plataformas digitales para ofrecer sus servicios y realizar transacciones.

Por ejemplo, si una fintech ofrece pagos en línea, el proceso podría ser el siguiente: Un usuario se registra en la plataforma de la fintech y vincula su cuenta bancaria o tarjeta de crédito. El usuario elige el método de pago que desea utilizar (tarjeta de crédito, débito, o incluso otro tipo de medio que como PayPal) y realiza el pago en línea. La fintech procesa la transacción y la hace llegar al destinatario.

Para ofrecer otro ejemplo, si una fintech ofrece préstamos, el proceso podría ser el siguiente: Un usuario se registra en la plataforma de la fintech y proporciona información sobre sus finanzas y su historial crediticio. La fintech evalúa la solicitud de préstamo y decide si aprueba o rechaza la misma. Si la solicitud es aprobada, la fintech transfiere el monto del préstamo al usuario y establece un plan de pagos. El usuario comienza a hacer los pagos según el plan establecido.

Según lo explicado, el funcionamiento de una fintech depende del tipo de servicios que ofrezca y puede variar bastante. Sin embargo, en general, se basa en la utilización de plataformas digitales y en el procesamiento de transacciones y servicios financieros de manera rápida y eficiente.

Las fintech suelen utilizar diversas plataformas digitales para ofrecer sus servicios. Algunas de las plataformas más comunes utilizadas por las fintech son:

  • Páginas web: muchas fintech tienen su propia página web, donde los usuarios pueden acceder a sus servicios y realizar transacciones.

  • Aplicaciones móviles: otras fintech ofrecen sus servicios a través de aplicaciones móviles, que los usuarios pueden descargar en sus teléfonos. Esto hace que sea muy fácil acceder a sus servicios en cualquier momento y lugar.

  • Plataformas de terceros: algunas fintech utilizan plataformas de terceros, como PayPal o Stripe, para ofrecer sus servicios. Estas plataformas ya tienen una amplia base de usuarios y hacen que sea más fácil acceder a los servicios de las fintech.

  • Interfaces de programación de aplicaciones: otras fintech utilizan interfaces de programación de aplicaciones (API) para integrar sus servicios en otras plataformas o aplicaciones. Esto permite a otras empresas ofrecer servicios financieros a través de sus propias plataformas.

En general, las fintech utilizan una combinación de estas plataformas para ofrecer sus servicios de manera efectiva y accesible para los usuarios.

novedades
Cómo Emitir una Factura de Cédito Electrónica

En el artículo anterior hemos visto una gran herramienta financiera: la factura de crédito electrónica, la cual permite a las MiPyMEs proveedoras de grandes empresas la posibilidad de financiar su capital de trabajo. Esto se logra dado que, al emitir una FCE y ser aceptada por la empresa, puede contar con una serie de variantes, como ser la cesión, el endoso o la transferencia, entre otras. Luego, la FCE puede negociarse en el sistema bancario (Sistema de Circulación Abierta), en plataformas fintech o en el mercado de capitales. Pero vamos a lo básico, ¿cómo se emite una factura de crédito electrónica?

Las FCE se emiten desde el sitio de AFIP. La MiPyME que quiera hacerlo debe dirigirse a Comprobantes en línea, o también mediante el web service y su sistema de facturación. Para ello, deben completarse algunos datos: fecha y lugar de emisión; la numeración debe ser progresiva y consecutiva de cada factura; fecha cierta de vencimiento de la obligación de pago; identificar, con CUITs incluidos, a quien emite y quien recibe; CBU; importe a pagar (expresado tanto en número como en letras).

La emisión deberá realizarse en sistema de facturación que han sido habilitados por la AFIP, y debe llevarse adelante por un usuario que previamente ha sido validado en el sistema informático. La FCE se considerará aceptada en caso de no mediar rechazo o aceptación expresa de parte de quien recibe, o sea, la Empresa Grande, en un plazo de 30 días corridos desde su recepción. Esto, además, debe aclararse en un texto expresado en la FCE.

Son muchas las ventajas de utilizar la factura de crédito electrónica. Entre ellas, el hecho de que no consume línea de crédito para la PyME que la utiliza.

Tampoco se tiene en cuenta su balance, ya que el inversor analiza en el de la gran empresa (por lo que el riesgo recae enteramente en ella). Es decir que si la Empresa Grande no cumple con el pago, la PyME no tiene responsabilidad alguna sobre él, siendo que es una herramienta que no tiene curso legal contra quien emite. Este caso es opuesto a lo que sucede con el cheque o Echeq de pago diferido. A esto debe sumarse el hecho de la competitividad con la que cuentan las tasas de descuento.

La Factura de Crédito Electrónica es una herramienta financiera que las MiPyMEs deben tener en cuenta a la hora hacer negocios.

novedades
Qué es una Factura de Crédito Electrónica

La factura de crédito electrónica es una herramienta financiera. Está pensada para ayudar a MiPyMEs que son proveedoras de grandes empresas, aumentando su certeza de cobro, financiando así el capital de trabajo. Una segunda utilidad puede ser la mejora que permite en los balances, ganando así competitividad, dando margen a la empresa a definir una estrategia financiera más ambiciosa.

Los pasos a seguir son sencillos:

1) Una MiPyME emite una factura de crédito electrónica a una Empresa Grande;

2) La FCE debe ser aceptada por la empresa;

3) La MiPyME puede optar por una serie de variantes al transferirla, ya sea cesión, aval, endoso, descuento o depósito a un Agente de Depósito Colectivo;

4) A partir de ahí, puede negociarse en el sistema bancario (Sistema de Circulación Abierta), en plataformas fintech o en el mercado de capitales.

El funcionamiento es relativamente sencillo. Una vez recibida la FCE, las empresas pueden rechazar (sólo causales previstas por ley), cancelar o aceptar de forma expresa la factura en un plazo no mayor a quince días. En caso de no tomar acción, la factura se considera aceptada de forma tácita. Cuando la factura se acepta, la FCE se convierte de hecho en un título ejecutivo y de valor no cartular. Por esto, puede ser negociada para su cobro anticipado. Esto puede realizarse, como se ha dicho, según la elección de la MiPyME cuando emite la factura, en el sistema bancario, el mercado de capitales o una plataforma fintech.

Si se opta por Sistema de Circulación Abierta, la MiPyME puede descontar, ceder y endosar la FCE a través del sistema de home banking (los sistemas de facturación de quien emite y quien recibe deben estar actualizados).

Si se opta por Agente de Depósito Colectivo, es la AFIP quien notifica a la empresa grande el nuevo domicilio de pago y, por otra parte, transfiera para su transferencia, cesión o negociación al Agente de Depósito Colectivo la FCE.

Cuando una MiPyME emite comprobantes electrónicos a una Empresa Grande, el régimen es obligatorio, siempre y cuando cumpla con las siguientes condiciones:

  • El monto total de la factura es superior o igual a $195.698 (incluyendo el IVA)
  • Las partes participantes deben tener domicilio en territorio nacional.
  • La MiPyME debe registrar su CBU.
  • La operación debe ser de compraventa de bienes o locación de cosas muebles, servicios u obras.

Las MiPyMEs pueden también adherirse al régimen como receptoras. En caso de que esto se cumpla, será obligatoriamente receptora y emisora a la vez de FCE al momento de emitir comprobantes electrónicos a una Empresa Grande. Mientras que entre MiPyMEs el régimen siempre es optativo.

novedades
Cómo Funcionan los Préstamos

Al momento de enfrentar gastos extraordinarios o circunstancias inesperadas, podemos contar con varios recursos financieros. La elección de alguno de ellos dependerá de cuáles sean nuestras necesidades. Solicitar un préstamo es un recurso muy utilizado a la hora de lidiar con emergencias financieras en caso de no tener liquidez para enfrentar los pagos correspondientes. El préstamo es una alternativa viable dado que es relativamente fácil de obtener y no son muchos los requisitos solicitados.

Primero, un repaso sobre las premisas básicas: un préstamo es un instrumento financiero que permite hacerse de dinero en efectivo a través de un crédito que una entidad financiera (como ser un banco) otorga. De esta forma, se puede hacer frente a situaciones que requieran liquidez en el acto.

En caso de solicitar un préstamo, la mecánica es sencilla: la entidad financiera hace entrega de un monto fijo de dinero en una sola ocasión. A cambio, se pacta la devolución de ese dinero en un mediano plazo, al que se le suman costos operativos e intereses (también pactados previamente). La devolución del dinero puede ser en cuotas (pagos periódicos) o en un pago.

No todos pueden acceder a los préstamos. Al momento de hacer una evaluación sobre el solicitante y el monto, la entidad financiera probablemente aplique un sistema de puntaje crediticio o scoring, para determinar si la persona que solicita el préstamo está en condiciones de afrontar su devolución. De esta misma evaluación también se desprenderá la tasa de interés que se aplique, condición que puede variar sustancialmente. Demostrar capacidad de pago es un elemento crucial a la hora de solicitar un préstamo, para poder acceder a tasas de interés más bajas.

En caso de que se trate de un préstamo personal, en general son solicitados para la compra de algún bien o servicio, aunque muchas veces están destinados a pagar una deuda o gasto extraordinario. Por otra parte, el deudor ofrece como garantía sus bienes (presentes y futuros), sin exigencia de ningún otro aval.

Habitualmente, quien tenga cuenta en un banco podrá acceder a mejores condiciones del préstamo, pero tenerla no es una condición imprescindible al momento de solicitar un préstamo. Comparado con el monto a acceder en una tarjeta de crédito, el préstamo personal entrega un monto más que considerable.

Aun así, no son montos tan elevados, dado que quien entrega el préstamo se enfrenta a un riesgo de no pago más alto.

En la actualidad, algunos préstamos se pueden gestionar de forma totalmente virtual.

novedades
¿Qué son los Créditos sin Tarjeta?

Las innovaciones tecnológicas permiten avances en muchos ámbitos, y el financiero no es la excepción. Desde Echeqs hasta créditos sin tarjeta, el usuario tiene a su alcance un abanico de posibilidades que hasta hace no mucho tiempo no existían. Las fintech (una empresa no tradicional que colabora con los servicios financieros basándose en tecnología aplicada) ofrecen una serie de herramientas para que las personas puedan comprar de forma financiada aunque no tengan líneas en los bancos.

En un contexto inflacionario, hay que aprovechar todos los recursos disponibles para no perder poder adquisitivo. Existen distintas maneras de obtener financiamiento para estos fines. La tarjeta de crédito es uno de ellos. Pero, ¿qué hacer cuando no se posee esta herramienta financiera? Aquél que quiere comprar para utilizar un dinero que de otra forma se le devalúa, puede utilizar los ofrecimientos de algunas plataformas digitales, las cuales ofrecen créditos sin tarjeta de crédito.

Hay plataformas que “convierten” la tarjeta de débito en una de crédito, ofreciendo comprar en dos, tres o más pagos. Esto se consigue a través del cobro de una comisión al comercio, el cual logra de esta manera aumentar sus ventas. El procedimiento es sencillo en su operativa, el cual se inicia con la lectura de un código QR y el registro, para luego hacer la compra online.

Este es un modelo que pretende incluir al mundo financiero a un público que ha quedado relegado del target de los bancos. Para ello, se utiliza tecnología para recabar información y en base a ella establecer un límite en la compra. Esta herramienta también la utilizan personas que poseen tarjeta de crédito, pero no quieren ocupar su saldo previendo una compra futura más grande.

Una de las características a destacar de esta forma de operar es que la primera cuota se debita automáticamente al momento de la compra, a diferencia de lo que sucede con la tarjeta de crédito. En caso de atraso en el pago, suele cobrarse un monto de suscripción, al tiempo que se bloquea la utilización en nuevas compras.

Otra forma de implementar esto es comprar en aplicaciones de tecnología que tienen comercios adheridos. Estas analizan compras en tiempo real y ofrecen cuotas. Muchas veces, sólo se necesita un dni para loguearse en la app. Por último, sitios populares de venta ofrecen su propia línea de crédito, financiando así a sus usuarios. El caso paradigmático es el de Mercado Crédito.

novedades
Diferentes Medios de Pago Electrónicos

En la actualidad, los medios de pago electrónicos toman cada vez más protagonismo. Esto se debe a diferentes razones: los avances tecnológicos permiten que se adapten de mejor forma a las necesidades actuales, los costos son menores y es sencillo de manejar para cualquier tipo de público.

Paralelamente, permite un mejor registro de las transacciones, evitando la evasión de impuestos y habilitando un seguimiento más claro de los pagos. El dinero en efectivo sigue siendo muy utilizado, pero existen diferentes planes a futuro que contemplan dejar de contar con el soporte físico. Hecha esta aclaración, ¿qué diferentes medios de pago electrónicos existen?

El Ministerio de Economía de la República Argentina informa sobre los diferentes medios de pago electrónicos disponibles, al tiempo que alienta a su uso en detrimento del uso de dinero en efectivo. En este artículo, repasamos algunos de ellos, los más populares:

  • Tarjeta de débito: muy popular, sirve para pagar en comercios o por internet. La tarjeta de débito es otorgada cuando se abre una caja de ahorro y está vinculada a ella. Cuando se utiliza desde la caja de ahorro se debita automáticamente el pago realizado. Una de sus grandes ventajas es que su utilización no debe suponer un gasto extra.
  • Tarjeta de crédito: su utilización permite dividir el pago realizado en cuotas. A diferencia de la tarjeta de débito, el pago no requiere que esté depositado el dinero previamente. Las compras en cuotas habitualmente cuentan con un interés, que se incrementa si las cuotas no se pagan a término, como así también si se realiza el pago mínimo de la tarjeta. La utilización de esta tarjeta genera un historial crediticio, que en el futuro puede ser de utilidad o generar un impedimento (por ejemplo, a la hora de solicitar un crédito).
  • QR: el código QR (por su nombre en inglés, significa código de respuesta rápida) es un mecanismo que habilita a pagar a través del escaneo de un código de barras. Para ello es necesario descargar una aplicación de pagos móviles y tenerla asociada a algún tipo de crédito o saldo virtual.
  • Transferencia bancaria: permiten enviar dinero entre dos cuentas, y en general son de acreditación inmediata. Las transferencias tienen como requisito tener un CUIT/CUIL, Alias y/o CBU (número de identificación de una cuenta bancaria). Si el banco al que se destinará la transferencia no cuenta con habilitación para acreditar de manera inmediata, la misma se demora entre uno y dos días.
  • eCheq: el novedoso cheque electrónico, que si bien no es solo un medio de pago electrónico, ha logrado que una herramienta tan usada como el cheque, pase a ser de suma importancia en el ámbito de las finanzas digitales.
novedades
Habilitación y Reposición de Chequeras

Como hemos visto en artículos anteriores, el cheque es un elemento de suma utilidad a la hora de manejar las finanzas. Permite realizar pagos sin contar con liquidez inmediata, no precisa de efectivo y es muy utilizado en el mundo de las Pymes. También hemos explicado la diferencia entre el cheque electrónico y el cheque físico, siendo las dos opciones perfectamente válidas para su uso, basándose la decisión de usar uno u otro enteramente de las necesidades específicas del usuario. Volviendo entonces al punto de inicio, si decido operar con cheques y solicito una chequera, ¿cómo hago para habilitarla? ¿Cómo la repongo?

Los requisitos para tener una chequera son bastante sencillos. Siendo que es uno de los servicios que ofrecen los bancos, podemos contar con asistencia para gestionarla de manera presencial, o contar con tutoriales, guías y videos para tramitarla de manera online. Cualquiera sea el caso, hay algunos elementos comunes al requerimiento de una chequera: quien la solicite deberá tener una cuenta corriente en el banco, disponer de dinero en ella y presentar su CUIL (Clave Única de Identificación Laboral) y su DNI (Documento Nacional de Identidad).

Las solicitudes se manejan casi íntegramente desde la banca online. Para solicitarla de manera presencial, se saca un turno y se realizan los pasos dispuesto por una asistente de cuentas. Si deseás hacerlo de forma virtual, en un apartado que refiera a trámites, deberás encontrar la opción de solicitud de chequeras. Allí, probablemente debas elegir entre cheques comunes o cheques de pago diferido, en qué moneda te manejarías y la cantidad de cheques solicitados. Si los documentos solicitados están en orden, en un plazo no mayor de una semana se podrá retirar por la sucursal indicada.

En la mayoría de los casos, la chequera no requiere habilitación previa, y tampoco cuenta con vencimiento.

En otros casos, una vez que retires la chequera, deberás realizar un proceso de habilitación. Este en general se realiza en la banca online. Es un proceso sencillo, pero en caso de no realizarla, puedes tener problemas con algunos tipos de cheques, como los cheques al cobro. Para habilitarla, deberás entrar a tu cuenta, en la sección de Chequeras buscar “Autorizaciones”, y dentro del Certificado de usuario, firmar las solicitudes correspondientes.

También está la opción de los Echeqs, cheques de soporte enteramente digital, que hacen los procesos más rápidos y sencillos, con menos costos. También se solicitan desde la banca online.

Dependiendo si se solicitan cheques físicos o virtuales, pueden cambiar los costos y comisiones de las operaciones. La reposición de la chequera dependerá de si es física o virtual, pero siempre será un proceso más ágil, dado que los requerimientos fueron presentados en el trámite inicial.

novedades
Cómo Pedir una Chequera al Banco

Los cheques son una de las herramientas financieras más utilizadas en la actualidad. Su facilidad de uso se basa principalmente en la posibilidad de pagar algo sin disponer de dinero en efectivo. Aquí describiremos qué requisitos pretenden los bancos para obtener una chequera, como así también cómo utilizarla. Contar con una chequera es un gran recurso a la hora de hacer negocios y manejar las finanzas personales.

Repasemos las cuestiones básicas: el cheque brinda autorización a la persona que lo cobra a disponer de la cantidad de dinero estipulada en el papel. Para poder abonar con un cheque, debes disponer de una chequera bancaria, la cual se puede conseguir si se cumplen ciertos requisitos.

El requisito fundamental e inicial es poseer una cuenta corriente en el banco en que quieras solicitar una chequera. Una vez realizado el procedimiento debes, obviamente, tener dinero en dicha cuenta para que un tercero pueda cobrar el cheque emitido por ti.

El Banco Central de la República Argentina dispone de una serie de normas de seguridad al momento de obtener una chequera. La solicitud puede ser por cajero o en la banca online. La Chequera tiene costos, y no debe utilizarse para gastar más dinero del que se tiene. La cuenta corriente debe contar con ingreso de dinero periódico (mes a mes, por ejemplo). Quien la solicite, deberá presentar su CUIL (Clave Única de Identificación Laboral), que es provista por la AFIP (Administración Federal de Ingresos Públicos). Por supuesto, también debe presentar el Documento Nacional de Identidad.

Una vez presentados todos estos elementos y obtenida la autorización por parte del Banco, se puede utilizar la Chequera. Ésta será de gran ayuda al momento de enfrentar gastos imprevistos y no contar con el efectivo. El cheque provee una serie de herramientas según su tipo, que deberán usarse en el momento apropiado: cheque cruzado (aquél que obliga a depositar en otra cuenta para retirar el dinero); cheque conformado (aquél de pago garantizado por la entidad que lo emite); cheque al portador (quien lo posee es el que puede cobrarlo); cheque nominativo (caso contrario al anterior, debe incluir todos los datos de la persona que lo va a cobrar y sólo ésta puede hacerlo); cheque del viajero (se utiliza poco y lo ofrecen bancos internacionales).

Tener una chequera es un recurso de mucha utilidad en la vida cotidiana o en el mundo empresarial, siendo una herramienta muy popular en el mundo de las Pymes.

novedades
Cómo Cambiar Cheques por Efectivo

Ya sea en las fianzas personales como en el de pymes y grandes empresas, suceden determinadas circunstancias que generan gastos no programados. Esto puede repercutir en un problema financiero si, por ejemplo, tenemos cheques con los que nos han pagado, pero no se ha cumplido la fecha para su cobro. Una opción recurrente es poder acceder al efectivo convirtiendo esos instrumentos, en lugar de buscar préstamos con condiciones no tan favorables u otras soluciones para enfrentar el problema.

Técnicamente, la forma de lograr esto es mediante la cesión de cheques, la que también se nombra cotidianamente como “descuento”. Esta variante permite, cuando tenemos un cheque al que todavía no se cumplió la fecha para cobrar, cambiarlo por liquidez inmediata. El proceso, como su nombre lo indica, se logra mediante un descuento, a modo de costo, y están habilitados a realizarlo entidades financieras y bancos.

La obtención de liquidez inmediata es una metodología que habilita a quien la realiza a enfrentar distintas circunstancias, ya sean desfase entre cobros y pagos (situación habitual en las Pymes), gastos extraordinarios o cualquier escenario que nos exija fondos de forma inmediata. Así, se adquiere acreditación en el acto, transformando los cheques de pago diferido, financiando sin la obligación de esperar la fecha pautada en el cheque.

Esta facilidad que permite la cesión de cheques, tiene una contrapartida obvia: se obtiene a través de un costo: quien toma el cheque debe esperar a la fecha de cobro, al tiempo que debe afrontar la operatoria que implica esta herramienta. En el momento que se entregan los fondos, dichos costos se descuentan. Estos costos, junto con otros detalles, se establecen antes de la operación, pudiendo simular las condiciones para calcular intereses o costos.

Como se ha dicho, es una operatoria muy común en las pymes. Siendo así, algunas entidades financieras incluso brindan una línea crediticia para incentivar la cesión de cheques. Si bien la operatoria cuenta con restricciones, como ser los montos totales y los parciales de cada operación, es una herramienta muy útil. El crédito se consume según se utilice la cesión de cheques. El crédito se recupera y actualiza al momento de cobrar los cheques.

Las características del procedimiento puede variar según quién lo brinda, pero cuenta con algunos puntos en común, como ser: el máximo del pago diferido suele ser 120 días, de cheques locales, y el monto al que se quiere acceder debe contarse en la línea crediticia de la que se dispone. Un elemento muy importante es que quien cede el cheque debe hacer frente al monto si llegada la fecha de cobro quien labró el cheque no contara con los fondos. Cuando el cheque es no a la orden, sólo el portador puede realizar la cesión del mismo. El cheque cruzado no tiene inconvenientes en ser cedido.

novedades
¿Qué es la Educación Financiera?

La educación financiera es un ámbito educativo en el cual se enseñan conocimientos relativos a las finanzas, los cuales permiten comprender cómo funciona el dinero, ya sea de un individuo o de una organización o país, dando las herramientas para gestionarlo de forma correcta, y así poder obtener, administrar e invertir el dinero.

La educación financiera también ayuda a evitar situaciones de tensión, como el endeudamiento indiscriminado. La economía (y las finanzas en general) no es una ciencia compleja en sí misma, siendo que con unos conocimientos básicos y algo de intuición se puede manejar. Entre los conocimientos de base, hay que entender dos conceptos básicos: ingresos y gastos. Para mantener un equilibrio, es necesario aceptar una cuestión sencilla: se debe gastar menos de lo que ingresa. Si bien es algo en apariencia fácil de aplicar, para algunos el autocontrol en los gastos es difícil, como también lograr aumentar los ingresos para poder gastar más.

Por el contrario, quien puede tener unas finanzas equilibradas, puede contar con libertad para progresar al siguiente paso: el ahorro. Esto servirá para sortear gastos que no estaban programados, brindando tranquilidad. Y también permitirá la inversión, que es la forma de aumentar el valor con activos o generadores de renta, como protección de la inflación o simplemente para obtener ganancias. Recapitulando, los dos grandes conceptos de la educación financiera son el ingreso y el gasto. De ellos, se desprenden la deuda, la inversión, el ahorro, la inflación y los impuestos. Un camino sencillo de seguir sería: sin no hay posibilidad de ahorro, no hay posibilidad de inversión, y por tanto, no hay activos ni riqueza.

Evitar la deuda es una premisa obvia, pero vale la pena repasar las razones. La deuda tiene costo siempre. Si bien es cierto que hay deudas que permiten la financiación de activos (incrementando la libertad financiera), también puede financiar pasivos (lo que nos hace dependientes y nos limita).

Otros conceptos a tener en cuenta son los impuestos (nadie puede evitarlos) y la inflación, que es la subida de precios en un período de tiempo, y es uno de los principales enemigos de quien quiere ahorrar, porque repercute en el poder adquisitivo.

Educarse en finanzas permite evitar los avatares coyunturales de la economía, pudiendo tomar decisiones acertadas para mejorar la economía personal. El conocimiento permite disminuir la influencia de factores externos en nuestro patrimonio, poniéndonos a salvo de mucho de los problemas que pueden surgir.

novedades
Cómo Depositar un Echeq

Como hemos visto en anteriores entregas, el Echeq se ha convertido en los últimos años en una herramienta que suma muchos adeptos. Su familiaridad por ser heredero del cheque físico, sumado a todas las virtudes adquiridas por ser un instrumento virtual, hacen del Echeq una opción muy elegida a la hora de operar financieramente.

La operatoria del Echeq es intuitiva por varios motivos. En primer lugar, la mayoría de las operaciones son similares a las que se hacían con el cheque físico. Si bien cambia el medio (todo se realiza enteramente a través de un soporte digital), las acciones son similares, dado que el Echeq “imita” en todos los aspectos posibles a su antecesor. Por ejemplo, el cheque cuenta con fecha, monto y destinatario, y en los dos tipos de cheques funciona de la misma manera.

Por otra parte, las interfaces del Echeq están diseñadas con los mismos parámetros que muchos de los instrumentos digitales que usamos en nuestra vida cotidiana, de forma que aunque no sepamos de forma fehaciente cómo es el procedimiento, podemos ir descubriéndolo conforme nos van apareciendo las inquietudes. De forma que manejar un Echeq, otro instrumento del homebanking o comprar ropa en tu tienda favorita compartan una operatoria similar de base.

Para depositar un Echeq, hay que hacer algunos pasos sencillos. En primer lugar, luego de ser avisados que tenemos un cheque a nuestro nombre, debemos aceptarlo. El Echeq quedará en nuestro poder hasta la fecha de cobro. Para hacer el depósito hay que ingresar al home banking o aplicación online que tenga nuestro banco. En el apartado de Echeq debe haber varias categorías, entre ellas “Echeqs recibidos” y/o “Echeqs aceptados” o alguna variante similar. Una vez allí, seleccionamos el cheque que deseamos depositar. Si la fecha en la que hacemos la operación coincide con la fecha de pago o es posterior a la misma, buscamos la opción en el menú contextual que diga “Depositar”. En cambio, si la fecha de pago es posterior, podemos elegir la opción de “Custodiar”. En este último caso, el Echeq será depositado de forma automática una vez que llegue la fecha de pago.

Por último, debemos seleccionar la cuenta en la que queremos que se acredite el cheque, en caso de tener la opción. Una vez seleccionadas las opciones elegidas, se nos pedirá confirmar la operación.

En caso de que el Echeq sea rechazado por falta de fondos, quien lo haya emitido puede ofrecer un “acuerdo de devolución”, que el beneficiario del Echeq puede aceptar o repudiar.

novedades
Cuáles son los Motivos de Rechazo de un eCheq

En artículos anteriores hemos ido contando la operativa de los Echeqs, así como también sus características principales y los beneficios que conlleva. Los estados en los que se puede encontrar un Echeq: emitido-pendiente, anulado, activo, depositado, pagado, caducado, custodia y rechazado. Este último concepto es el que vamos a desarrollar.

Al igual que a los cheques físicos, al Echeqs cabe la posibilidad de que este sea rechazado. Muchas características de la operativa de los cheques tradicionales son compartidas por su contraparte virtual. Los rechazos no son la excepción. Si bien el número de rechazos en los Echeqs es menor por tratarse de una herramienta enteramente virtual, es posible que en algunas circunstancias sea rechazado.

Algo que puede suceder tanto en el cheque físico como en el Echeq es un error en la confección, es decir, que tenga algún defecto formal a la hora de ser emitido. En el cheque físico, estos errores suceden mayormente por tachaduras o equivocaciones menores. En el caso del Echeq, las posibilidades de cometer algunos de esos errores son menores, dado que los medios electrónicos dan la posibilidad de corregir, editar y revisar varias veces. No obstante, la equivocación en el nombre del beneficiario, en la fecha o en el monto puede suceder, pudiendo dar lugar al rechazo.

El motivo por excelencia a la hora de un cheque rechazado es la insuficiencia de fondos. Quien emite el Echeq lo hace por un monto determinado, el cual, a la hora de ser cobrado por el beneficiario, no está disponible para realizar el pago. Esto genera el rechazo del Echeq, y en algunos casos, penalidades para quien emitió el Echeq sin tener los fondos para respaldarlo. El rechazo de cheques provoca sanciones al titular de la cuenta contra la cual se emitieron las órdenes de pago.

Ante el rechazo de un Echeq por falta de fondos, existen dos acciones posibles: El poseedor del Echeq rechazado podrá emitir el Certificado de Acciones Civiles (CAC) (teniendo en cuenta que la emisión del mismo imposibilita la generación de solicitud de acuerdo entre las partes. Dicha acción es irreversible, y el cheque cambiará al estado “Rechazado-Certificado emitido”). O bien, el emisor o beneficiario/endosante anterior podrá Solicitar Acuerdo entre partes.

En cuanto a la normativa vigente, serán de aplicación los motivos de rechazo indicados (Ley de Cheques y OPASI 2 del BCRA - Banco Central de la República Argentina, sus modificatorias y complementarias). Al recibir un cheque rechazado, el banco donde se haya depositado el Echeq informará los motivos del rechazo al reservorio (COELSA) según los causales indicados en la normativa vigente.