Skip to main content
BLOG/Finanzas

Qué son los Instrumentos Financieros

febrero 26, 2021

Un instrumento financiero es un contrato que se celebra entre dos partes, dando lugar a un activo financiero para una de ellas y un pasivo financiero para la otra parte.

Este tipo de contrato se basa en la compra-venta del producto o instrumento financiero. El comprador tendrá un activo y la parte que vende el instrumento asume el pasivo. Gracias al activo financiero, el comprador posee el derecho de percibir un ingreso a futuro que procederá del vendedor. A su vez, el pasivo financiero obliga al vendedor del instrumento financiero al pago de ese ingreso. Estos movimientos suponen una fuente de financiación para el vendedor y una fuente de rentabilidad para inversión para el comprador, por lo que son de gran valía para el crecimiento de la economía.

Hay instrumentos financieros más populares que otros. Los que suponen una renta fija son de los más conocidos. Por ejemplo, el bono de estado. Si una persona desea adquirir un bono del estado argentino deberá pagar el precio estipulado para así obtener el activo financiero. A cambio, tendrá el derecho a percibir una rentabilidad por la inversión realizada. Esa rentabilidad se obtiene a partir del porcentaje de rendimiento anual previamente anunciado, y su duración también se dispondrá de antemano hasta el vencimiento del contrato, momento en el cual también se recuperará la inversión inicial. El estado emisor del bono, al adquirir el pasivo financiero, se compromete al pago de los ingresos al comprador, estipulados por el porcentaje anual, y a devolver la inversión al finalizar el contrato.

Como conclusión, el bono ha sido para el inversor una fuente de rentabilidad y para el estado emisor una fuente de financiación.

Dentro de las características que definen a los instrumentos financieros, se destacan:

  • Riesgo: depende de las garantías ofrecidas por el vendedor para cumplir la obligación de pago y el plazo del vencimiento del contrato. Un mayor vencimiento supone un mayor riesgo, como también son mayores los riesgos del comprador del activo si las garantías por parte del vendedor son menores.
  • Rentabilidad: si bien es cierto que la compra de un activo financiero supone un riesgo, la contrapartida es la rentabilidad, dado que a mayor riesgo, el inversor recibirá una mayor rentabilidad.
  • Liquidez: este aspecto refiere a la capacidad para convertirse en dinero del activo financiero, la cual debe ser rápida y sin percibir pérdidas en su valor.

Los considerados instrumentos no complejos son aquellos que incluyen los de renta variable y renta fija. Los complejos, son los derivados financieros tales como: opciones financieras (conceden el derecho al comprador y la obligación al vendedor de proceder a una transacción con un precio prefijado en una fecha determinada); futuros financieros (contratos en los que se acuerda el intercambio de un activo financiero, con precio y fecha previamente establecidos y por lo general estandarizados); y DFDs (también llamados contratos por diferencias, en los que las dos partes intercambian la diferencia de precio de un activo específico, la cual se establece entre el momento de apertura y el de finalización del contrato).