Skip to main content
BLOG/Finanzas

¿Cómo se Crea el Capital?

agosto 24, 2022

Dentro de una empresa, los fondos que ella posee se dividen según quién los aporte, si los que se obtienen de préstamos o aportados por los socios. El capital, en resumidas cuentas, es toda aquella riqueza, bien o dinero del que dispone una entidad o una persona.

Los tipos de capital se pueden clasificar según sean capital por deuda (fondos a largo plazo obtenidos por préstamos. En general, por venta de obligaciones. Es limitada a causa de los plazos fijos atados a ella.); o aportaciones de capital (son los fondos que aportan los dueños de una empresa a largo plazo. Se dividen en tres fuentes, según sean utilidades retenidas, acciones comunes y acciones preferentes).

Es preciso distinguir el origen del capital, sea procedente de fondos propios o de terceros. El capital propio es el aportado al momento de la creación de la empresa. El capital de terceros es el aportado por elementos externos, deudas frente a proveedores, etc. También se puede diferenciar entre los recursos imperecederos (con tiempo de vida largo, como puede ser la maquinaria) siendo estos el capital fijo, o aquellos que se consumen a corto plazo, los cuales son el capital circulante. De cualquier manera, el capital es el medio financiero que permite conseguir un medio de producción.

Una parte de la producción se utiliza con fines productivos, resultando en el capital siendo constituido por el ahorro, siendo que se consume al terminar el periodo de uso de los bienes.

La remuneración que recibe el capital se denomina interés, pudiendo ser este fijo o variable. En caso de ser una remuneración del capital simple, el interés cumple dos funciones: criterio de utilización de capital y estímulo de ahorro.

Se considera inversión cuando los bienes (o su equivalente monetario) se utilizan para la creación de bienes de producción o para la compra de los mismos. De esto se puede desprender que hay una inversión pasiva (aquella monetaria de un particular que compra bonos del Estado, por ejemplo) o inversión activa (la que apunta a la creación de medios de producción, o la expansión de los ya existentes).

La inversión se puede clasificar por su origen (privada, cuando son particulares, pública cuando la lleva adelante la Administración del Estado) o según su utilización (neta, se incluyen los fondos que se orientan a la creación; y bruta, cuando el capital productivo desgastado se suma la inversión neta).